El molino de los secretos

El corazón de un hombre es una rueda de molino que trabaja sin cesar; si nada echáis a moler corréis el riesgo de que se triture a sí mismo.


Trabajé el aire
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego;
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

...Y mi corazón
que se queda en ellos.




Acostado en un mar de decepciones donde el viento me susurra en el oido que no me rinda y el cielo me plasma una imagen de lo pequeño que fui y me convence de lo grande que puedo ser.


Estas fotos las hice la noche de la última luna llena en compañía de un gran amigo al que ahora dedico esta entrada, Gracias Miguel por tu compañía.

La luz de estas fotos es un tanto especial ya que proviene de la luna y no del sol, "quien dice que en la noche no se puede hacer buenas fotos".

Espero que sean de vuestro agrado, un saludo.


Comentarios

Miguel ha dicho que…
Gracias por la dedicatoria Juan Carlos y como siempre es un placer apreder de los que saben.

Gracias por compartir tus conocimientos con todos nosotros.
Juan Carlos PG ha dicho que…
Siempre es un placer.Si la riqueza de la vida se mide en la cantidad de amigos que se tiene. Solo con tu amistad, me siento millonario.

Entradas populares