Una de las cosas que más me gusta fotografiar en las playas y en los pantanos son esos troncos que las crecidas de los ríos arrastran al mar y luego éste a la costa o al pantano. Después de sufrir miles de vueltas y choques quedan totalmente despojados de todo o casi toda su corteza, desnudos. A veces la suerte hace que queden varados en posiciones que recuerdan a la forma de diferentes animales. No acompañó mucho el cielo, pero ya no se podía pedir más, mañana es posible que ese tronco ni tan siquiera esté ya en esta playa.

Comentarios

Miguel ha dicho que…
Una pregunta Juan Carlos, ¿como has sacado el efecto seda en la foto del tronco en la playa? ¿Es la misma que está con las olas?.
Juan Carlos PG ha dicho que…
Si que es la misma, y está sacada con el filtro de densidad neutra. Sin el y con esa luz imposible

Entradas populares